James Webb acaba de enviar su primera imagen nítida, y es bellísima.

James Webb acaba de enviar su primera imagen nítida, y es bellísima.

También tenemos nueva «selfie» que se creó utilizando una lente de imagen pupilar especializada del instrumento NIRCam que fue diseñada para tomar imágenes de los segmentos del espejo primario en lugar de imágenes del cielo. (Crédito: NASA/STScI).

El telescopio espacial James Webb, también llamado Webb o JWST, es un programa internacional dirigido por la NASA con sus socios, la ESA (Agencia Espacial Europea) y la Agencia Espacial Canadiense. Su desarrollo fue gracias trabajo de más de mil científicos de todo el mundo, durante más de 2 décadas en el que se ha tenido que superar una serie de dificultades.

Los principales objetivos de esta misión son: 1) Buscar las primeras galaxias u objetos luminosos formados después del Big Bang. 2) Determinar cómo evolucionaron las galaxias desde su formación hasta ahora. 3) Observar la formación de estrellas desde las primeras etapas hasta la formación de sistemas planetarios. 4) Medir las propiedades físicas y químicas de los sistemas planetarios, incluido nuestro propio Sistema Solar, e investigar el potencial de vida en esos sistemas.

Webb está diseñado para ver la luz infrarroja, una luz que está justo fuera del espectro visible, y justo fuera de lo que podemos ver con nuestros ojos humanos. Las longitudes de onda más largas del infrarrojo penetran más fácilmente en el polvo, lo que permite ver con mayor claridad; además, permite a los científicos retroceder en el tiempo gracias a un fenómeno llamado desplazamiento al rojo. Esto nos quiere decir, que el telescopio actúa como una poderosa máquina del tiempo, durante sus observaciones científicas será capaz de captar la luz que ha estado viajando por el espacio desde hace 13.500 millones de años, cuando se formaron las primeras estrellas y galaxias en la oscuridad del universo primitivo.

Webb es ahora el principal observatorio de ciencia espacial del mundo, se considera como el sucesor del legendario telescopio espacial Hubble, pero no un reemplazo, ya que las misiones serán complementarias mientras sus instrumentos continúen funcionando. Webb es una maravilla de la ingeniería de casi 10.000 millones de dólares, y cuando esté en pleno funcionamiento nos ayudará a resolver los misterios de nuestro sistema solar, mirará más allá, a mundos lejanos alrededor de otras estrellas, e investigará las misteriosas estructuras y orígenes de nuestro universo y nuestro lugar en él.

Compartir  en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Noticias Recientes

Categorias